Agujetas en el ego


Gabriela GrandeHace 5 años me apunté por primera vez a Crossfit.

En ese entonces pasaba muchas horas dando clases de Pilates con lo que la música Zen, las velas y el suelo pélvico estaban a la orden del día.

Fue entonces cuando descubrí un mundo nuevo totalmente desconocido.

Aquello fue amor a primera vista pero tengo que confesar que nunca en mi vida me había sentido taaaaaaaaan patética, torpe, débil y asfixiada.

¡De ninguna manera me iba a rendir!. Yo también quería subirme a esa cuerda que colgaba de un altísimo techo y sortear todo tipo de obstáculos.

¿Porqué no iba a conseguirlo?.

Todos esos “superhéroes” (porque era así como veía a mis compañeros)habrán tenido que pasar por lo mismo ¿no?,  ¿o era yo la única extraterrestre que había nacido sin esa virtud?.

Así que decidí ponerme en acción.

Como se suele decir: “persevera y triunfarás”.

Después de mucho insistir por fin pude conseguir que las agujetas (que nunca dejaron de existir) fueran sólo musculares.


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s