Shhhhh…Se ruega no molestar

 Gabriela GrandeDesde que empieza el día, muy temprano, mi alumna NO PARA.

Organiza la casa, los desayunos, lleva a los niños al colegio, se va a trabajar, se “escapa” al mediodía para entrenar, recoge nuevamente a los niños, hace algunos recados, prepara el baño de sus hijos, la cena  y un sin fin de etc  más…

Está satisfecha con su rol de mujer, madre, esposa y trabajadora (¡y no es para menos!).

Sin embargo, hay un momento del día en el que siente que está “fuera de control”.

Lo único que quiere es un momento de placer, paz y tranquilidad.

Se “tira” en el sofá  con una GRAN CANTIDAD de cualquier cosa que contenga chocolate, pone su serie favorita y se sumerge en su momento de gloria.

gula.pngEl problema es que luego se siente mal porque es consciente de que su ritual de cada noche no es bueno  para su salud y, además, dificulta el logro de sus objetivos.

Mi alumna tiene que superar esa adicción al azúcar y saber que puede sentir el mismo, o mayor, grado de placer SIN NECESIDAD DE DARSE UN ATRACÓN.

Yo estoy segura de que lo va a conseguir y también sé que la satisfacción de haberlo logrado le dará mucho más placer que todos esos chocolates, por muy ricos que sean.

¿Qué consejo le darías?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s